2 clases de prejuicios en contra del Opus Dei

Empiezo aclarando que soy un joven católico practicante, pero no miembro del Opus Dei. Como católico, siento interés por las organizaciones que forman la Iglesia y por ello he entrado en esta web.

Yo distinguiría 2 clases de prejuicios en contra del Opus Dei (conste que me voy a focalizar más en hablar del Opus Dei en general y no de sus miembros, que quizás era más la visión del video):

-Los prejuicios que provienen de los anticlericales convencidos, que utilizan sus ataques contra el Opus Dei como parte de sus críticas a la Iglesia.

-Los del resto de católicos, ya sean más o menos practicantes.

El primer grupo francamente no voy a dedicar tiempo a analizarlo, aunque daría para mucho. Creo que, utilizan cualquier argumento que se encuentren para criticar a la Iglesia, ya sea el Opus Dei, la Inquisición o los tesoros del Vaticano, y poco se dedican a pensar y a investigar sobre la labor humanitaria de la Iglesia así como de otras organizaciones como Cáritas, Manos Unidas, etc…

El segundo grupo es el que voy a analizar en profundidad y creo que es el que también más os debería preocupar a vosotros. La Iglesia está formada por multitud de órdenes y organizaciones. Se puede formar parte de una u otra orden, o no, pero creo que (casi) ninguna institución genera tanto recelo entre el resto de católicos que no forman parte de ella como el Opus Dei. Pero, ¿a qué se deben esos prejuicios?

Creo hay muchos factores que inciden en ellos, basados en parte en hechos reales y en parte en leyendas urbanas… Se habla de un “poder” en la sombra, se habla del interés del Opus Dei sólo por las personas de mayor poder adquisitivo o, en su defecto, de los más capacitados en todos los campos, se habla de unas prácticas católicas llevadas al extremo, y, relacionado con esto último, una interpretación demasiado literal de la Biblia y de los preceptos de la fe católica …

En mi opinión, el Opus Dei fomenta esas leyendas urbanas no mostrándose abiertamente al mundo, sólo a sus miembros. Es un hecho histórico comprobado, que cualquier organización, sea en el ámbito que sea, que no haya sido transparente en su gestión, genera recelos por parte del resto de la sociedad. Cada organización elige su nivel de “transparencia” obviamente, pero debéis ser conscientes que eso implica que se genere dicho recelo.

Por otro lado, en cuanto a las prácticas religiosas llevadas al extremo: no creo que ningún católico en su sano juicio os pueda criticar por asistir a Misa, o rezar el Rosario o incluso el Angelus a diario (yo por lo menos no lo hago y sinceramente, lo considero digno de admiración). Lo que sí se os critica es el excesivo conservadurismo en vuestra manera de ver y hacer las cosas, así como ciertas prácticas de los numerarios o supernumerarios (en eso tampoco ayuda el “oscurantismo” de la organización para desmitificar leyendas urbanas). Un ejemplo del conservadurismo que antes mencionaba sería esa idea casi obsesiva de la separación de sexos, que da la impresión que deje al fiel como a un pobre ser indefenso sin poder de decisión, expuesto permanentemente a la tentación y al que hay que tutelar (que me perdonen los miembros del Opus Dei si les ofende la siguiente comparación, pero hasta cierto punto me recuerda a la obsesión musulmana por tapar a la mujer para que el hombre no caiga en el pecado).

También creo que hay cierta sensación entre el resto de católicos, que en cierto modo hay un sentimiento de superioridad por vuestra parte, como si fuérais mejores católicos que nosotros porque la fe no guía el 100% de nuestras vidas ni somos tan conservadores en nuestra manera de pensar y actuar.

Tampoco creo que ayude esa especie de trato preferencial que tiene la Iglesia con el Opus Dei (me refiero, claramente, a la prelatura personal o a la super-rápida beatificación y posterior canonización de San Josémaría Escrivá). Como se ha dicho tantas veces, parece que el Opus Dei sea una Iglesia dentro de la propia Iglesia.

Y finalmente, por lo menos yo lo veo así, creo que también se os critica esa especie de mitificación del fundador llevada hasta el extremo. La mayoría de organizaciones religiosas sienten una especial devocion por sus fundadores, que en muchos casos son santos también, pero creo que en ningún caso como en el Opus Dei. Sinceramente, y visto desde fuera, a veces me da la impresión que rezáis más a vuestro fundador que a Dios, a Cristo o a la Santísima Virgen.
_________________________

No soy del Opus Dei, pero estoy cerca de su apostolado.

Cuando dices que Roma le da trato preferencial -yo no lo veo así- piensa a quién acusas… al Papa ¿no? La beatificación no fue tan rápida, los casos excepcionales son la beata madre Teresa de Calcuta y el Venerable Juan Pablo II

De bien nacidos es ser agradecidos: para muchos el haberse encontrado con la Obra les ha encauzado su vida religiosa, se hayan hecho o no de la Obra. Lo que se enseña y predica no difiere de lo que enseña al Santa madre Iglesia. Los puntos conflictivos son justo los que se critican al Opus Dei.

La separación de sexos no la veo una exageración, es algo común en la Iglesia, lo entre santo y santo… o lo de cuidar que ciertas amistades no sean como el Credo, que empiezan en “creo en Dios, padre” y terminan en la resurrección de la carne. Hay muchos ejemplos de las consecuencias de no haber seguido esto. Quien está comprometido con su esposa no se va de fiesta con amigas, por ejemplo. Y si lo hacen, ya ves cómo acaban ahora muchos matrimonios por no cuidar eso que parece que son pequeñeces o ranciedades impropias de este siglo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: